Reducción Mamaria – Clinica Tesler Mar del Plata

Reducción Mamaria

Reducción Mamaria

Las mujeres con mamas muy grandes y péndulas tienen una serie de problemas médicos provocados por el exceso de peso, tales como el dolor de cuello y espalda e irritación de la piel así como deformidades de la columna y problemas respiratorios. Los breteles del corpiño suelen dejar surcos en sus hombros. Además, los pechos muy grandes pueden hacer que una mujer o una adolescente sientan verguenza de sí mismas.
La reducción mamaria ha sido ideada para estas mujeres. Esta operación reseca grasa, tejido mamario y piel de los pechos, haciéndolos más chicos, menos pesados, y más firmes. También se reduce el tamaño de la areola, que es el círculo de piel oscura del pezón. El objetivo es darle a la mujer un busto con mejor forma y más proporcionado con el resto de su cuerpo.

Las mejores candidatas para la reducción mamaria

La reducción mamaria se lleva a cabo más para alivio de síntomas que como operación cosmética. Muchas de las mujeres que se operan tienen problemas con pechos muy grandes y caídos que les impiden moverse con libertad y les provocan dolor. En la mayoría de los casos la reducción mamaria no se hace hasta que su desarrollo es completo; de todos modos, se puede hacer antes si el tamaño de los pechos provocan dolores e incomodidades serias. Las mejores candidatas son aquellas con la madurez necesaria para entender la intervención y que tienen expectativas realistas sobre la misma.

Toda cirugía entraña cierto riesgo

La reducción mamaria no es una intervención simple, aunque es segura cuando es realizada por un Cirujano Plástico calificado. Aún así, como toda cirugía, tiene alguna posibilidad de complicaciones como hemorragias, infecciones, o reacciones a la anestesia. Esta cirugía deja cicatrices visibles y permanentes aunque sea en lugares cubiertos por un corpiño o una malla de baño. Puede quedar cierta asimetría entre los pechos o en pezones. Algunas pacientes sufren una pérdida de la sensibilidad en sus pezones y en ocasiones puede perderse una parte del tejido de éstos.

Preparándose para la cirugía

Su cirujano puede considerar necesario pedirle una mamografía antes de la cirugía. También le dará instrucciones sobre la alimentación, el cigarrillo, la bebida y los medicamentos que debe tomar o dejar de hacerlo. En los casos de operaciones de mucho volumen, puede estar indicado preparar una autotransfusión para que en caso de necesitar sangre se pueda usar la suya propia. Estas intervenciones se efectúan bajo anestesia general por lo que normalmente Ud. quedará internada la noche después de la operación.

La Cirugía

Las técnicas de reducción mamaria varían, siendo la más común la incisión en forma de ancla, que rodea el pezón, baja en forma vertical hasta el surco submamario, y ahí sigue hacia los lados por el mismo. El cirujano reseca la glándula excedente junto con grasa y piel, y recoloca el pezón y la areola en su nueva posición. Luego trae la piel de ambos lados y la sutura dándole nueva forma a la mama. A veces utiliza la lipoaspiración como método complementario para adelgazar la zona debajo de la axila.

En la mayoría de los casos los pezones se mantienen unidos a sus vasos y nervios, aunque en los casos de mayor tamaño puede ser más seguro cortarlos e injertarlos en su nueva posición, lo que provoca la pérdida de su sensibilidad. Las suturas rodean la areola, siguen una línea vertical hacia abajo, y continuan a lo largo del surco mamario, aunque en algunas técnicas se evita esta larga cicatriz horizontal frunciendo la piel de la incisión vertical.

Después de la Cirugía

Después de la cirugía Ud. tendrá un vendaje elástico o gasas sostenidas por un corpiño. También se deja a veces un tubo delgado en cada pecho para drenar la sangre y los líquidos por un día o dos. Al principio podrá sentir algo de dolor especialmente si tose o se mueve, por lo que su cirujano le indicará analgésicos. Los vendajes serán retirados un par de días después de la operación, y seguirá usando el corpiño durante las 24 hs. por varias semanas. Las suturas serán sacadas entre la 2a y 3a semana.

Su primera menstruación después de la cirugía puede ocasionarle dolor en los pechos, y puede sentir puntadas de vez en cuando durante unos meses. Puede haber una pérdida parcial de la sensibilidad en los pezones y la piel ocasionados por la hinchazón. Esto desaparece paulatinamente en unas seis semanas aunque en algunos pacientes dura hasta un año, y en algun caso puede ser permanente.

Volviendo a la normalidad

Aunque Ud. pueda estar de pie y andando en uno o dos días, sus pechos estarán doloridos durante un par de semanas. Evite levantar o empujar cosas pesadas durante tres o cuatro semanas. Su cirujano le indicará cómo reanudar sus actividades normales. La mayoría de las mujeres pueden volver a un trabajo no muy riguroso y a las actividades sociales en unas dos semanas. Pero Ud. se sentirá "floja" por varias semanas, y necesitará un corpiño de tipo atlético por este tiempo. La actividad sexual debe ser evitada por una semana o más ya que el estímulo sexual puede provocar edema en sus heridas. Una pequeña cantidad de líquido puede drenar de ellas formando costras al principio. Si tuviera dolor agudo o sangrado abundante no dude en llamar a su cirujano.

Su nuevo aspecto

Aunque gran parte del edema y los hematomas desaparezcan en las primeras semanas, puede llevar seis meses hasta un año antes de que sus pechos terminen de adaptarse a su nueva forma. Aun entonces, su forma puede variar de acuerdo a los cambios hormonales, los cambios de peso y los embarazos. Su cirujano hará lo posible para hacer sus heridas los menos notorias que sea posible aunque no debe olvidar que en la reducción mamaria éstas son extensas y permanentes. Habitualmente permanecen gruesas y rojas por varios meses para gradualmente empalidecer hasta hacerse poco visibles. De todas las cirugías plásticas esta es la que da el cambio más rápido en la forma de su cuerpo. Se sentirá aliviada de la incomodidad provocada por los pechos grandes, su cuerpo tendrá un aspecto más proporcionado, y su ropa le quedará mucho mejor. A pesar de todo lo que Ud. haya deseado este cambio, no olvide que necesitará un tiempo para adaptarse a su nuevo esquema corporal lo mismo que su familia y sus amigos. Sea paciente con Ud. y con ellos. Recuerde siempre porqué quiso operarse y así es seguro que, como la mayoría de las mujeres operadas, Ud. también estará satisfecha con los resultados.

Reducción de Senos